No todo se guarda en la memoria, en la nube o en el disco duro, las empresas también necesitan tener resguardados sus archivos en cajas, desde documentos de personal, ejercicios contables, algún caso o asunto legal, los cuales por su importancia también podrían ser consultados después.

Por la razón descrita anteriormente, las cajas de cartón para archivo siguen estando vigentes y éstas se almacenan en contenedores, los cuales pueden alojar de 5 a 10 cajas y son apilados, buscando que los documentos más antiguos ocupen el menor espacio posible.

Las cajas de cartón para archivo también nos permiten ordenar u organizar esa documentación, ya sea por año, abecedario, ejercicio fiscal o incluso por nombre de las empresas con las que se haya trabajado o colaborado.

Para identificar estas cajas de archivo se les rotula o coloca una etiqueta impresa.

Y como dice el clásico refrán, “papelito habla” y por esa razón la documentación en papel archivadas en cajas todavía no ha podido ser reemplazada por la digitalización en muchas empresas.

Artículo creado con información del sitio Ofistore.com